Recursos Uakika

Blog destinado a conversar sobre Recursos Humanos, Cultura Organizacional y Colaboradores.
Liderazgo Inclusivo - Cómo incorporarlo en tu organización
Inicio Cultura Organizacional Liderazgo Inclusivo: Cómo incorporarlo en tu organización

Liderazgo Inclusivo: Cómo incorporarlo en tu organización

by Carolina

Decir que la diversidad es uno de los motores de crecimiento de las organizaciones no es algo novedoso. Está comprobado que conformar equipos diversos colabora en el alcance de los resultados del negocio. De hecho, de acuerdo con un estudio de Mckinsey & co, la diversidad en los equipos está fuertemente correlacionada con la rentabilidad y la creación de valor en la empresa. Entonces, ¿qué hace que pese a ser diversos muchos negocios fomenten un pensamiento único en las organizaciones? Todo se reduce a la falta de liderazgo inclusivo.

El tipo de liderazgo que se ejerce en una organización dice mucho de los comportamientos dentro de la empresa. De hecho, es a través de los lineamientos que establecen los líderes que los equipos avanzan hacia la concreción de objetivos. En ese camino hay ciertas prácticas, valores y creencias que se ponen en juego y que hacen a la cultura organizacional. Sin dudas, esa cadena de acciones inicia en el líder de la empresa. Por ello, resulta clave entender cómo los líderes tratan y gestionan la diversidad presente en sus equipos.

Si quieres hacer de tu organización un negocio que respete, valore y fomente la diversidad, ejercer un liderazgo inclusivo es fundamental. En este artículo te contamos qué es y cómo incorporarlo en tu empresa. 

Liderazgo inclusivo ¿qué es?

¿Qué permite que las personas se sientan incluidas en sus centros de trabajo? Probablemente, se relaciona al hecho de sentirse tratados de manera justa y respetuosa. Muchas veces, influye la valoración y reconocimiento que se hace de su trabajo o algo tan simple como el sentido de pertenencia, es decir, sentir que son parte de un equipo, que son tenidos en cuenta. Esta es una respuesta que podría ser incluso más amplia, porque nos faltó mencionar incluso la misión y visión, las prácticas de la organización, así como también los comportamientos de compañeros de trabajo. En otras palabras, todo lo que hace a la cultura corporativa

Sin embargo, para resumir todavía más nuestra respuesta, podríamos decir que todo se reduce a los líderes. De acuerdo con un artículo de Harvard Business Review, lo que dicen y hacen los líderes tiene una influencia de hasta un 70% en la sensación de inclusión de los trabajadores.

El liderazgo inclusivo es entonces una capacidad única y crítica en las organizaciones, dado que ayuda a los negocios a adaptarse a equipos de trabajo diversos, pero también a clientes, mercados e incluso ideas distintas

El liderazgo inclusivo también hace referencia a una gestión que implica tener en cuenta el talento de cada uno de los colaboradores como forma de generar valor añadido a los equipos. De esta manera, un líder inclusivo es aquel que sabe conseguir que el personal trabaje en equipo aportando lo mejor de sí. 

Asimismo, el liderazgo inclusivo es un estilo de management que permite que el talento se sienta único y, al mismo tiempo, parte del grupo.  Así, se conforman equipos donde cada individuo se siente valorado por algo que aporta de manera exclusiva. Pero también, tiene un fuerte sentido de pertenencia, se siente integrado. 

¿Cómo incorporar el liderazgo inclusivo en tu organización?

Como vimos hasta aquí, el concepto de liderazgo inclusivo hace referencia a instalar en las organizaciones una filosofía de inclusión, donde se lideren procesos de gestión de la diversidad y se promueva el sentido de comunidad y de pertenencia. Ahora bien ¿cómo lograr esta clase de management en las organizaciones?

Partiremos de una premisa bastante concreta al respecto: “La diversidad está relacionada a las personas que contratas, mientras que la inclusión se basa en el respeto y la aceptación que sienten esas personas” (Gallup).  Por ello, lo que está claro es que para lograr el liderazgo inclusivo en una organización se necesita ir un paso más allá con el cumplimiento de la legislación vigente en muchos países, como la ley de cupo. Lo que marcará la diferencia es hacer que todas las personas dentro de la empresa se sientan incluidas. Para ello, hay una serie de prácticas que los líderes deben tener en cuenta. Te las compartimos a continuación.

1# Cultura organizacional inclusiva

Como dijimos antes no basta con incorporar colaboradores diversos en la empresa, se necesita que cada persona dentro de la organización se sienta parte. Es decir, bienvenida, incluida y valorada. El principal cambio a realizar para que esto ocurra es la transformación cultural

Debemos tener en cuenta que para destacarse, los trabajadores necesitan sentirse respetados, aceptados, valorados e incentivados a participar en el alcance de objetivos del negocio. Por ello, es clave reconocer sus cualidades y personalidades únicas, experiencias, saberes y aquello que hacen mejor que nadie, es decir, sus fortalezas.

Una cultura organizacional inclusiva es aquella que valora las fortalezas de cada invididuo y por tanto, fomenta y celebra las contribuciones únicas de cada colaborador. 

Esto da como resultado trabajadores que se sienten valorados y reconocidos, por lo que su motivación y productividad aumentan. Ayudar al talento a descubrir y aprovechar sus fortalezas es un modo de gestión eficaz que permite mejorar el rendimiento y el compromiso de cada persona dentro de su espacio de trabajo.

Por otro lado, la cultura organizacional inclusiva optimiza la colaboración de los equipos, dado que permite aprovechar lo que cada miembro aporta. Esto produce mayor innovación en las empresas. 

2# Compromiso con la diversidad e inclusión

El liderazgo inclusivo no puede quedar reducido a una frase en un documento, en una presentación o en una campaña de atracción de nuevo talento. Para demostrar un compromiso real con este objetivo, es necesario pasar a la acción y que eso se traduzca en prácticas concretas que realizan los líderes del negocio. 

Algunas alternativas son:

  • Asignar recursos para mejorar la diversidad y la inclusión en la empresa. ¿Hay presupuesto en tu organización para conformar equipos diversos? Es necesario preguntarse esto, porque muchas veces existe el ideal de inclusión en las compañías, pero no hay acciones concretas que permitan concretarlo. Tener un presupuesto destinado a la tarea es parte del camino. 
  • Asumir la responsabilidad y dar el ejemplo. Predicar con el ejemplo, de eso se trata. Para lograr el liderazgo inclusivo, donde se respetan las cualidades únicas de cada persona, los líderes de cada empresa deben dar el primer paso. Es decir, tratar a todos los miembros del equipo de manera justa y respetuosa.
  • Entender los rasgos únicos de cada colaborador y asegurar que todos se sientan integrados al equipo. En este caso, la clave es la escucha activa y para ello, es necesario mantener reuniones periódicas con el personal, para conocerlo, pero también para comprender cómo se sienten y cuáles son sus necesidades. 

3# Mentalidad colaborativa

Algo que hemos mencionado en este artículo es que el liderazgo inclusivo tiene mucho que ver con hacer sentir a los trabajadores parte del equipo, lograr el sentido de pertenencia. Pero, ¿cómo se logra esto? Es importante el tipo de mentalidad que adoptes, la sugerencia es la mentalidad colaborativa

Se trata de conectar a las personas de tu organización. En principio, como equipo, reconociendo, valorando y fortaleciendo la perspectiva de cada individuo, pero ayudándolos a trabajar juntos. 

Al mismo tiempo, es importante crear un clima organizacional de confianza, en el que todos se sientan cómodos de expresar su visión y brindar su aporte. 

Finalmente, ten presente la importancia de empoderar a tu equipo para que sean capaces de gestionar la diversidad, afrontar las diferencias y resolver las situaciones de conflicto que pudieran presentarse. 

4# Empatía 

El liderazgo inclusivo es aquel que comprende que cada persona ve el mundo desde una óptica cultural distinta. Es la responsabilidad del líder reconocer y gestionar de forma positiva esas maneras diversas de estar y mirar el mundo. Esto aplica tanto de forma interna, para sí mismo, como para el resto del equipo. En este sentido, la empatía es la clave.

5# Conciencia de los propios prejuicios

Aunque trabajemos en ello, todos tenemos prejuicios. A lo largo de los años hemos formado juicios de valor distintos y no es fácil deshacerlos, ya que, muchas veces, ni siquiera es sencillo identificarlos, son mecanismos automáticos. 

Por esta razón, es fundamental hacer el ejercicio de revisar el comportamiento propio y las decisiones que se toman en la empresa, para tratar de distinguir los diferentes tipos de prejuicios personales, los estereotipos implícitos y los sesgos. Reconocerlos y asumirlos es parte del aprendizaje y el camino para adoptar medidas para corregirlo. 

En este caso, también es importante establecer políticas transparentes para gestionar ascensos, reconocimientos y la asignación de tareas. Estos deben gestionarse en base al desempeño y los aportes de cada trabajador en torno a los resultados del negocio. 

Sin dudas, el liderazgo inclusivo es la forma más certera de crear espacios de trabajo diversos donde se respete la individualidad de cada persona y se valoren y reconozcan sus aportes únicos. 

¿Buscas un sistema transparente para reconocer a tus colaboradores? Nuestro programa de reconocimiento te ayuda a destacar los comportamientos, esfuerzos y logros alcanzados por el talento, potenciando el valor de cada individuo.  ¡Transforma tu cultura organizacional con Uakika

0 comentario
0

Otros artículos que pueden interesarte

Deja un comentario