Recursos Uakika

Blog destinado a conversar sobre Recursos Humanos, Cultura Organizacional y Colaboradores.
Agilidad en Recursos Humanos Uakika
Inicio Cultura Organizacional Agilidad en Recursos Humanos: ¿Qué es? ¿En qué consiste?

Agilidad en Recursos Humanos: ¿Qué es? ¿En qué consiste?

by Andres

Cuando hablamos de agilidad en aplicada a las organizaciones, no estamos diciendo nada nuevo. Esta es una práctica totalmente instalada en muchas empresas. El resultado más evidente de ello es la transformación de los espacios de trabajo

Compañías como Google, Apple, Amazon y Facebook llevan ya bastante tiempo implementando metodologías ágiles. Una de las áreas donde mejores resultados ofrece es precisamente en la gestión del talento. 

Por ello, hoy venimos a hablar de la agilidad en Recursos Humanos. Sobre todo, vamos a indagar en el concepto para entenderlo. Pero también, te daremos algunas recomendaciones para implementarla en tu empresa. 

Agilidad en Recursos Humanos ¿Qué es?

Para entender cómo funciona o qué ventajas nos ofrece la agilidad en Recursos Humanos, debemos comprender qué es exactamente. 

La agilidad, en términos generales, es la capacidad de moverse con rapidez y facilidad. Sin embargo, en el contexto de HR, se trata de la capacidad de hacer evolucionar y adaptar a las personas y los procesos al cambio

Solo basta decir que, sin agilidad, las empresas pierden capacidad de adaptación y, con ello, se quedan en el camino. 

Para ejemplos concretos, solo hay que revisar lo que nos dejó el 2020 en materia de aprendizaje. Las organizaciones que supieron responder a la nueva situación con rapidez, pudieron implementar nuevas formas de hacer las cosas y así adaptarse al cambio. Esto trajo como resultado la aceleración del proceso de digitalización. Que es, precisamente, otro punto clave de la agilidad en HR.

¿En qué consiste la agilidad en RR.HH?

Retomando todo lo que dijimos hasta aquí, la agilidad en RR.HH consiste en:

  • Dar protagonismo a las personas y a las interacciones entre ellas. 
  • Fomentar ambientes de trabajo colaborativos. 
  • Apostar por la mejora continua. 
  • Tomar los errores como parte del aprendizaje. 
  • Flexibilidad frente a los procesos de cambio organizacional.
  • Utilizar la tecnología como herramienta clave para optimizar equipos y procesos. 

Pero todo estos principios que hoy rigen la actividad de muchos departamentos de Recursos Humanos, no nacieron de un día para el otro. Tampoco surgieron de la nada. 

Frente a la necesidad de entregar productos y servicios en cortos periodos de tiempo, las empresas tuvieron que transformar sus modelos clásicos de gestión. Todo ello propició el nacimiento del Método Agile

Esta metodología nació en el mundo del desarrollo de software en el año 2001. Consta de 12 principios reunidos en el Manifiesto Agile. Entre ellos, se destaca el protagonismo de las personas; la importancia de la colaboración; la creación de proyectos en torno a individuos motivados; y, por supuesto, la adaptación al  cambio como ventaja competitiva. 

Con el tiempo, esta metodología comenzó a implementarse en todo tipo de empresas y en diferentes áreas. Hoy, cuando hablamos de agilidad en Recursos Humanos, este método sirve de inspiración para crear un modelo de gestión del talento que brinda respuesta a las demandas actuales

Ciclos de trabajo más cortos 

Uno de los aspectos más interesantes que propone el Método Agile es un sistema de trabajo que consiste en dividir proyectos grandes y complejos en ciclos de trabajo más cortos

Cada uno de estos ciclos recibe el nombre de Sprint. Una vez completado cada ciclo, se revisa el progreso y se identifica lo que debe revisarse para mejorar. Solo entonces se inicia un nuevo sprint. 

Estos ciclos repetitivos ayudan a consolidar una cultura organizacional centrada en la retroalimentación y mejora continua. Poco a poco, los equipos aprenden a reaccionar con mayor rapidez al cambio. Al mismo tiempo, se evitan errores a gran escala al final de proyectos largos y costosos. 

Siguiendo la metodología, la agilidad en Recursos Humanos significa menos planificación lineal, más colaboración, ciclos de trabajo más cortos y un enfoque en la contribución colectiva. 

Y más allá de las personas, lo interesante de los departamentos de RR.HH. ágiles es que agregan valor estratégico a las empresas

Los ciclos de trabajo más cortos, permiten procesos de revisión regulares y, con ello, es posible demostrar la efectividad de la actividad en desarrollo mucho antes. Así, los reajustes pueden ser inmediatos. 

Como decíamos antes, la agilidad es moverse rápido

¿Cómo usar la agilidad HR en la empresa?

Llegó el momento de la verdad. Toda esta teoría que puede parecer maravillosa ¿cómo se aterriza en una empresa? ¿Por dónde empezar? 

Dar el salto hacia la agilidad en RR.HH no es algo que todas las organizaciones estén dispuestas a hacer. Después de todo, ser Agile representa un cambio en el status quo de la compañía. 

De alguna manera, implica revisar la cultura organizacional y muchas veces se requiere de una gran transformación. Pero, sin dudas, las empresas que quieran migrar hacia ese enfoque encontrarán enormes beneficios.

Para comenzar a crear departamentos de Recursos Humanos ágiles algunas alternativas son:

Identificar necesidades

Para implementar cambios que luego se traduzcan en nuevos modos de hacer las cosas en la empresa, debemos saber muy bien de dónde partimos. Por ello, para caminar hacia la agilidad en Recursos Humanos, es necesario identificar cuáles son las necesidades

El área de talento debe ser capaz de encontrar las carencias que existen y buscar alternativas para resolverlas. En algunos casos, se requiere eliminar ciertas prácticas que atentan contra la productividad del equipo. Por ejemplo, tareas repetitivas que les quitan tiempo para dedicarse a lo que verdaderamente hace crecer a la organización. 

En otros casos, hay una carencia de habilidades de liderazgo en puestos jerárquicos y desde RR.HH. es necesario ayudar a estos managers con formación y coaching, por ejemplo. 

De cualquier modo, identificar las necesidades es el punto de partida hacia departamentos de Recursos Humanos más ágiles. 

Colaboración desde el inicio 

Debido a que uno de los principios de la metodología Agile es precisamente la colaboración, es fundamental facilitarla desde el área de talento. Se trata, sobre todo, de incentivar las interacciones entre las personas que conforman la empresa

Para ello, hay muchas gestiones que se pueden hacer. Desde crear espacios físicos abiertos que faciliten el encuentro entre diferentes perfiles profesionales. Hasta utilizar la tecnología para que los equipos colaboren y se relacionen. 

Hacer partícipe a todo el equipo 

Para garantizar la creación de equipos de trabajo colaborativos, es necesario hacer partícipes a todos en los cambios de la empresa. Ya sea que se esté implementando una nueva tecnología o un nuevo enfoque, es fundamental involucrar a todo el equipo

Los colaboradores deben conocer lo que sucede a su alrededor. De este modo, se evita la sensación de incertidumbre que suele generar todo cambio organizacional.

Integrar la agilidad en Recursos Humanos a la cultura de la empresa

Este es un punto clave, la agilidad debe ser parte de la cultura empresarial para que todo el equipo la pueda internalizar. Y, en este sentido, es importante que las personas que forman parte de la organización entiendan el nuevo enfoque. Solo de este modo podrán adaptarse. 

Ello implica no solo darlo a conocer, sino también facilitar la transición hacia este nuevo modo de hacer las cosas

Formación y desarrollo 

Otro de los principios de la metodología ágil es la mejora continua. Para alcanzar este objetivo, las empresas deben fomentarlo desde adentro. Una de las maneras de hacerlo consiste en brindar formación y oportunidades de desarrollo a todos los colaboradores

Al incorporar nuevos conocimientos y habilidades, aumentará su motivación, lo que repercute de forma directa en su productividad. 

Employer Experience

Valorar a los colaboradores y hacerles sentir que su trabajo vale la pena, es el primer paso para una buena experiencia dentro de la empresa. El feedback positivo ofrece enormes beneficios. Si esto fuera matemáticas, sería un 2+2. Un colaborador contento con su trabajo y motivado será mucho más productivo. 

Además, al reconocer sus esfuerzos puedes reducir el absentismo, el índice de rotación y la desmotivación. Todo lo que atentaría contra la agilidad en la organización. 

Para valorar el trabajo de tu equipo, un programa de reconocimientos puede ser de gran ayuda. Este te permitirá felicitar a tus colaboradores por su desempeño, acciones o actitudes. 

Al mismo tiempo, podrás compartir estas historias de reconocimiento con todo el equipo, para motivar al resto de los colaboradores. De eso también trata la agilidad en Recursos Humanos

¿Qué nos dices de esto? ¿Crees que tu empresa está lista para caminar hacia este nuevo enfoque? 

0 comentario
0

Otros artículos que pueden interesarte

Deja un comentario