Recursos Uakika

Blog destinado a conversar sobre Recursos Humanos, Cultura Organizacional y Colaboradores.
Inicio Incentivos 10 Tácticas para aumentar la productividad de tus colaboradores

10 Tácticas para aumentar la productividad de tus colaboradores

by Carolina

¿Cómo aumentar la productividad de tus colaboradores sin tener que microgestionar constantemente? 

Hay equipos de trabajo que parecen alcanzar todas sus metas sin esfuerzo. Claro que detrás de ello hay mucho trabajo, organización y las estrategias adecuadas para motivar a los trabajadores y conducirlos al cumplimiento de objetivos. 

No hay recetas mágicas. Si todo parece indicar que una empresa alcanza sus metas con facilidad, de seguro no estamos viendo la imagen completa. Es decir, perdemos de vista todo lo que el liderazgo de esa organización ha hecho para aumentar la productividad del talento y así conseguir los resultados deseados. 

Por ello, no queremos que te quedes con la idea de que simplemente hay equipos que funcionan y equipos que no. Sabemos que puede ser frustrante que tu personal no alcance sus objetivos, aunque sepas bien que son capaces de lograrlo. La clave está en las estrategias utilizadas para aumentar la productividad de tus colaboradores.  Precisamente, de eso te hablaremos en este artículo. 

¿Qué se entiende por productividad de los trabajadores?

La productividad de los trabajadores es un indicador que se refiere a la eficiencia con la que el talento produce resultados para la empresa, en cierta cantidad de tiempo y utilizando un determinado volumen de recursos.

La productividad habla de cómo el personal utiliza sus horas de trabajo para producir más y mejores resultados en menos tiempo

Para que un equipo sea productivo no basta con que haga las cosas. Sino que debe hacerlas bien y en el momento oportuno. 

Entonces, podríamos hablar de tres criterios clave que deben cumplirse para hablar de trabajadores productivos:

  • Completan sus tareas en los plazos estipulados. 
  • Los resultados de su trabajo cumplen o superan las expectativas.
  • Utilizan su tiempo y esfuerzo de manera eficiente.

La pregunta natural que surge es ¿cómo lograr que tu equipo cumpla con estos criterios? Para ello, te compartiremos algunas tácticas para aumentar la productividad de tus colaboradores. 

¿Cómo aumentar la productividad de tus colaboradores? ¡10 consejos clave!  

Está claro que tratar los problemas de productividad de tus colaboradores no es sencillo. Hablamos de un inconveniente que puede tener múltiples fuentes. Incluso, puede ocurrir que los factores que afecten su nivel de productividad estén fuera de tu control. Por ejemplo, una crisis sanitaria a nivel mundial.

Sin embargo, hay muchos aspectos en los que sí tienes injerencia y pueden contribuir a mejorar la productividad de tu talento. Te compartimos 10 de esas tácticas que puedes aplicar desde ahora en tu organización:

1- Propiciar el cuidado de su salud física y mental 

¿Por qué una empresa debería ocuparse de la salud física y mental de sus colaboradores? El estrés es el factor central detrás de la falta de productividad. Por ejemplo, el síndrome del burnout impide que el talento se concentre en sus tareas. Así, realizar sus labores del día a día se vuelve un gran esfuerzo y su rendimiento decae cada vez más. 

Además de ello, cuando las personas descuidan su salud son más propensos a enfermarse, lo que redunda en una mayor tasa de absentismo. Esto atenta contra su productividad de manera notable. 

Por ello, los programas de bienestar para los equipos son una forma de propiciar el cuidado de la salud física y mental de los trabajadores y así contribuir a su productividad. 

2- Desarrollar las habilidades y conocimientos del equipo 

Otra forma de aumentar la productividad de tus colaboradores es a través del desarrollo de habilidades y conocimientos

Contar con las habilidades técnicas adecuadas le permite a los trabajadores cumplir con sus tareas de la manera adecuada. Al mismo tiempo, un colaborador con las competencias necesarias puede terminar su trabajo con mayor eficiencia que alguien que todavía no tiene esos conocimientos. 

Lo mismo ocurre con las habilidades blandas. Un trabajador con habilidades organizativas, de comunicación y capacidad para resolver problemas tiene más probabilidades de ser productivo. 

El personal que tiene acceso a formación continua y puede adquirir y desarrollar nuevas habilidades está mejor preparado para asumir los desafíos del día a día con mejores resultados. 

3- Mejorar el clima organizacional 

El contexto en el que tus colaboradores desarrollan su trabajo tiene una influencia directa en su productividad. Las distracciones constantes, los conflictos, la incomodidad del espacio de trabajo o las malas relaciones interpersonales afectan al equipo y hacen que sea menos productivo al final del día. 

Por ello es importante crear un clima organizacional donde los trabajadores se sientan a gusto. Entre otras cosas, esto implica:

  • Pensar en su comodidad usando el mobiliario adecuado y el equipamiento necesario.
  • Fomentar el trabajo en equipo y la colaboración.
  • Establecer una comunicación bidireccional.
  • Brindar retroalimentación.  

4- Garantizar herramientas y procesos de trabajo adecuados 

Por un lado, los trabajadores necesitan contar con herramientas y equipamiento para trabajar de manera adecuada. Por el otro, los procesos de trabajo deben ser claros

Si para las tareas que desempeña un colaborador necesita una determinada tecnología o software y no cuenta con ello, el resultado será una merma en su productividad. ¿Cómo entregar el mejor resultado posible sin los recursos adecuados? 

Al mismo tiempo, al realizar sus tareas el colaborador puede encontrar cuellos de botella en ciertos procesos. Si la persona debe preguntar varias veces o a varias personas para entender lo que tiene que hacer también se verá afectada su productividad. 

Por todo ello, es importante garantizar las herramientas y elementos de trabajo adecuados a todo el equipo. Así como también es clave implementar procesos de trabajo claros, perfectamente estructurados y documentados

5- Definir objetivos claros 

¿Cómo ser productivo sin saber lo que se espera de tu trabajo? Esto es algo que ocurre en muchas empresas. Si las metas no están claras, tu equipo no sabrá en qué concentrarse. 

En lugar de trabajar hacia un resultado concreto, solo se dedicará a tachar tareas de su lista y no necesariamente en los plazos deseados. 

Sin objetivos claros también es difícil mantenerse motivado y, por supuesto, esto afecta la productividad de tus colaboradores. 

Por ello, recuerda que para que sean funcionales los objetivos de tu empresa deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y limitados en el tiempo. Lo que se conoce como objetivos SMART. Con ello, tu equipo no dudará hacia dónde dirigir sus esfuerzos. 

6- Reconocer los logros del talento 

Otra de las tácticas para aumentar la productividad de tus colaboradores consiste en reconocer sus logros. De acuerdo con un informe de Harvard Business Review, el 40% de los trabajadores dice que pondría más esfuerzo en su trabajo si fuera reconocido con más frecuencia.

Establecer un programa de reconocimiento en la empresa ayuda a que los trabajadores se involucren con el cumplimiento de los objetivos. Al mismo tiempo, les permite saber que sus contribuciones son valoradas. Esto también sirve para motivarlos y, por lo tanto, aumenta su productividad. 

Sumado a ello, el reconocimiento es una forma clara de mostrar a otros miembros de tu equipo cuáles son los comportamientos que se fomentan en tu cultura organizacional

Recuerda que no hay un programa de reconocimiento único para todos los equipos. El enfoque al implementar esta clase de iniciativas debe basarse en la cultura de la empresa, el entorno de trabajo y las personas que lo conforman. 

7- Brindar retroalimentación

Además del reconocimiento, es importante brindar retroalimentación. Con ello nos referimos a decirle con claridad a los colaboradores qué es lo que se piensa de su desempeño, cómo contribuye su trabajo al crecimiento de la empresa. Y también, por supuesto, es importante manifestar con claridad qué aspectos de su accionar en la organización requieren mejoras. 

Según las estadísticas que comparte Officevibe el 83% de los trabajadores realmente aprecia recibir comentarios de sus jefes, independientemente de si son positivos o negativos. Incluso, un 62% desearía recibir más comentarios de sus colegas.

El objetivo es mejorar y para ello la retroalimentación es clave. Fomentar una cultura de retroalimentación, donde el feedback esté presente de manera transversal, es otra táctica a implementar. 

8- Establecer dinámicas de trabajo flexibles 

¿A qué nos referimos con esto? A dar la posibilidad de que el talento elija cómo trabajar

La típica jornada de 9 a 17 no funciona para todo el mundo. De hecho, muchos trabajadores manifiestan que son más productivos por la tarde o incluso por la noche. 

Por ello, el horario flexible aparece como una ventaja competitiva para las empresas. En tanto, les permite a los colaboradores crear una jornada laboral que realmente les funcione. 

9- Limitar las reuniones 

Una de las quejas más comunes de los últimos tiempos es el exceso de reuniones en las empresas. Asistir a estos encuentros, ya sea de manera presencial o virtual, interrumpe el flujo de trabajo, dificulta la concentración del equipo y entorpece la finalización de las tareas en tiempo y forma. En otras palabras, atenta contra la productividad de tus colaboradores. 

Por ello es importante limitarlas a lo verdaderamente imprescindible. Evitando programar una reunión ante cualquier mínimo inconveniente. 

Asimismo, tener en cuenta que en muchas de estas reuniones no es necesario que estén presentes todos los miembros del equipo. 

Además, crear una agenda de reuniones es fundamental. En esta, se debe escribir los puntos a conversar y los objetivos finales del encuentro. 

Una herramienta que puede resultar muy útil para reuniones virtuales mucho más productivas es Loop 1a1. En este artículo te damos todos los detalles de este recurso. 

10- Evitar el micromanagement 

El micromanagement o microgestión es una de las malas prácticas a evitar en las empresas. Se trata de una forma de liderazgo que tiende a ejercer un control absoluto de todo lo que sucede en la organización

Esto influye negativamente en la productividad de los colaboradores. Si estos están bajo tensión constante, pierden la capacidad de enfoque y concentración en sus tareas. A su vez, la falta de confianza que manifiesta el líder en su desempeño los desmotiva. Todo ello hace que su rendimiento sea inferior.

Si quieres aumentar la productividad de tus colaboradores, es importante aprender a delegar.  

Ahora cuéntanos: ¿agregarías alguna táctica más para mejorar la productividad de tu equipo? 

0 comentario
0

Otros artículos que pueden interesarte

Deja un comentario